Sociedad Española de Medicina Estética

Esclerosis de varices

Es una de las técnicas más eficaces para el tratamiento de varices. Consiste en la inyección de una sustancia esclerosante dentro de una vena varicosa para lesionar e irritar su pared interna. La vena se convierte en un cordón fibroso que es reabsorbido poco a poco.

Requiere una exploración del paciente de pie, para determinar los trayectos venosos a esclerosar. Es importante palpar estas venas para hacerse una idea más clara de su trayectoria y consistencia. Una vez terminada la sesión, se coloca un sistema comprensivo durante cinco o seis días que facilite el vaciamiento venoso y evite inflamaciones.

Existen varias técnicas que se usan actualmente y que son menos agresivas como la técnica de esclerosis de varices con espuma y la técnica por frío o crioesclerosis.

Los efectos secundarios más comunes son:

Las venas más grandes inyectadas pueden volverse duras durante varios meses después de la intervención.

Pueden aparecer áreas rojas en los sitios inyectados que deberían desaparecer en unos pocos días.

También pueden aparecer líneas o manchas marrones en la piel en los sitios de la inyección, posiblemente causados por escapes de hierro de la sangre de las venas inyectadas. En muchos casos, desaparecerán en 3 o 6 meses, pero en el 5% de las veces pueden ser permanentes.

Puede surgir picor alrededor de las zonas inyectadas y puede durar varios días o semanas.

Temporalmente pequeños vasos sanguíneos pueden desarrollarse en el área tratada. Esto se llama revascularización. Pueden aparecer algunos días o semanas después del procedimiento, pero deben desaparecer en unos meses y normalmente no requieren ningún otro tratamiento.

Las reacciones alérgicas al agente escleroso pueden darse en el momento de la inyección y rara vez son algo serio. Los síntomas son hinchazón y picor.