Sociedad Española de Medicina Estética

Dermoabrasión

Técnica para regenerar homogéneamente las capas más externas de la piel mediante su exfoliación mecánica (lijado), hasta llegar a la dermis. Es muy apropiada para el tratamiento de estrías, cicatrices planas, marcas de acné y, en general, cualquier proceso que haya alterado la uniformidad de la piel.

Sin embargo, es posible que el resultado no llegue a ser enteramente satisfactorio. Como efectos secundarios, pueden darse casos de hiperpigmentación y, si la dermoabrasión ha sido demasiado profunda, cicatrices.

Los riesgos pueden ir desde infecciones, reacciones a los medicamentos y sangrado, hasta cambios importantes en la coloración de la piel. Así que para mayor seguridad y evitar que salgamos del tratamiento con una piel en peores condiciones o incluso algún que otro desastre, es conveniente acudir a un reconocido profesional, que nos informe de todo el proceso, riesgos y garantías.