Sociedad Española de Medicina Estética

Antienvejecimiento

Envejecimiento de la piel

Una de las consultas más habituales es el tratamiento y prevención de los efectos del envejecimiento propio de la piel. Este proceso se caracteriza por:

  • Pérdida de elastina y de colágeno.
  • La piel se presenta más seca y ajada.
  • La epidermis está más adelgazada y el estrato córneo tarda más en regenerarse.
  • Disminución de su secreción sebácea.
  • Vascularización disminuida.

Este campo se trata con gran variedad de tecnologías y medios cosméticos en los que se trata en conjunto todos estos efectos, consiguiendo una mejora en la apariencia de la piel y en su luminosidad.

Para conseguir el efecto de rejuvenecimiento de la piel se aplican técnicas como:

  • Radiofrecuencia, para redefinir el óvalo y compactar la piel.
  • Fotorrejuvenecimiento facial no ablativo, para homogenizar la tonalidad y textura de la piel.
  • Electroporación transdérmica y mesoterapias faciales, que potencian una hidratación a nivel profundo.
  • Peelings de baja intensidad.
  • Mesoterapia facial con o sin ácido hialurónico, para mejorar la hidratación y elasticidad de la piel.

De esta manera se consigue prevenir los efectos del tiempo y agentes externos.