Revista científica
de la Sociedad Española de Medicina Estética
Revista científica de la Sociedad Española de Medicina Estética

Estudio comparativo del tratamiento de la grasa localizada con homeopáticos inyectables contra placebo

Comparative study of the treatment of localized fat with injectable homeopathics vs. placebo

Autores

Introducción

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define sobrepeso y obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, constituyendo factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer. Según los últimos datos en 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos1. Actualmente existe una epidemia mundial de sobrepeso y obesidad, descrita gráficamente como "globesity", obesidad en un mundo globalizado.

De igual manera, a medida que aumentan los casos de pacientes con esta patología, también lo hace la demanda de técnicas y tratamientos para las alteraciones del contorno corporal, especialmente aquellas cuya finalidad es disminuir la grasa localizada2. Este es el ámbito de la mesoterapia, técnica descrita inicialmente en 1958 por Pistor, que consiste en practicar inyecciones múltiples intradérmicas basadas en el principio “poco, pocas veces y en el lugar adecuado”. Se puede decir que la mesoterapia es una técnica mínimamente invasiva que permite administrar pequeñas dosis de medicamentos en tejidos derivados del mesodermo3,4. Su eficacia viene dada por la estimulación física directa producida por la acción de la aguja (estímulo mecánico), el efecto farmacológico procedente de la acción de una solución o de una mezcla específica de principios activos, y la microdosificación de la solución, capaz de activar un mayor número de receptores cutáneos. La Sociedad Española de Medicina Estética la respalda como una técnica médica muy segura, siempre que se sigan de forma precisa las indicaciones que marca su protocolo5. Debe ser realizada por médicos capacitados, aplicando las medidas de asepsia y antisepsia que el procedimiento requiere6.

Las indicaciones de la mesoterapia se han incrementado notablemente en los últimos años tanto en patologías del sistema musculoesquelético como en la medicina estética, y el renovado interés por esta técnica, ha posibilitado su avance científico y clínico. La mesoterapia puede practicarse con medicamentos alopáticos y/o homeopáticos, aunque deben estar aprobados para tal fin por la Agencia Española del Medicamento y estar regulados por el Real Decreto 1345/2007 de 11 de octubre7. La aplicación de medicamentos con mesoterapia para el tratamiento de las adiposidades localizadas se basa en tres acciones fundamentales sobre el tejido adiposo: 1) celular, por su actuación sobre el adipocito, estimulando la lisis de los triglicéridos hacia ácidos grasos libres y glicerol; 2) linfática, favoreciendo la eliminación de sustancias de desecho del metabolismo celular fisiológico; 3) vascular, favoreciendo la microcirculación local y sistémica. Cabe añadir que la mesoterapia posee muy pocas contraindicaciones y efectos adversos5, lo cual es primordial ya que el fundamento “primun non nocere”, se tiene mucho más en cuenta al tratarse generalmente de pacientes que podrían considerarse “sanos”8.

Se considera que la homeopatía clásica se inició alrededor de 1810 de la mano del médico alemán Samuel Hahnemann, quien comprobó que sustancias en bajas concentraciones curaban los mismos síntomas causados por las mismas sustancias en concentraciones altas9. Casi un siglo y medio después, el Dr. Hans-Heinrich Reckeweg, formuló su teoría de la homotoxicología10. Según ésta, los procesos, síndromes y manifestaciones que conocemos como enfermedades serían la expresión de la lucha del organismo contra las toxinas, actuando en su neutralización y/o excreción. En este sentido, la homeopatía actual podría definirse como la utilización de sustancias de origen animal, vegetal o mineral en diluciones bajas, medianas y altas para favorecer las reacciones moduladoras de los procesos fisiológicos del organismo. Su finalidad sería estimular aquellos mecanismos que pueden estar frenados para que sean activados y puedan luchar contra las patologías, recuperando el organismo su estado de equilibro y, por ende, su salud8,11.

La búsqueda bibliográfica de estudios de los últimos 10 años sobre este tema aporta escasa información cuando se relacionan los términos de mesoterapia, homeopatía, tejido adiposo y/o grasa subcutánea en plataformas como Pubmed y Medline. Las publicaciones encontradas destacan principalmente el uso en mesoterapia de sustancias inyectables como el desoxicolato de sodio, la fosfatidilcolina, la cafeína y el silicio orgánico con buenos resultados para el tratamiento de la grasa y el contorno corporal, siendo los dos primeros los de mayor eficacia en este tipo de tratamiento. Esto genera una gran limitación en esta área, considerando que, tanto el desoxicolato de sodio como la fosfatidilcolina, son medicamentos que tienen efectos adversos importantes y la segunda se encuentra restringida para su uso en España2,12,13.

Adicionalmente se hace mención a las posibles complicaciones de la técnica, entre las que destacan hematomas, equimosis, edema, necrosis de la piel, infecciones por micobacterias atípicas, reacciones alérgicas, atrofia, lipodistrofia, erupción liquenoide, hiperpigmentación postinflamatoria, presencia de nódulos e irregularidad tras la lipólisis, urticaria pigmentosa localizada, granuloma anular, paniculitis granulomatosa no infecciosa, oleoma, alopecia, intoxicación aguda por el fármaco inyectado (cafeína), síndromes vagales, lipotimia, infecciones (SIDA, hepatitis). Entre las causas más frecuentes pueden citarse: errores en la aplicación de la técnica, en la elección del medicamento y déficit en las medidas de asepsia y antisepsia, por lo que si bien es un procedimiento poco invasivo debe ser realizado por un personal médico capacitado. Por otro lado, la mayoría de las complicaciones cuyas causas no se encuentran bien definidas se pueden deber al uso de formulaciones de cócteles medicamentosos donde se desconoce la interacción, eficacia y seguridad al mezclar diferentes ingredientes3,12‑16.

Es necesario recalcar que sólo un estudio relacionó el uso de medicamentos homeopáticos en mesoterapia con complicaciones relevantes, en este caso un brote de infección cutánea por micobacterias atípicas, producto de la contaminación por Paenibacillus provencensis de viales multidosis que habían sido distribuidos por la empresa fabricante sin adecuadas medidas de control sanitario, por lo que fueron retirados del mercado17.

En relación con los beneficios de la mesoterapia homeopática, en un estudio previo se evidenció que disminuye significativamente los niveles de grasa corporal, adiposidad localizada y aspecto de la celulitis, sin producir variaciones en cuanto al peso corporal18.

En vista de lo anteriormente expuesto, y tomando en cuenta las bajas concentraciones de los medicamentos homeopáticos comparables incluso con “placebo”, se planteó la realización del siguiente estudio para el tratamiento de la grasa localizada en un grupo de pacientes voluntarios entre los meses de abril a mayo de 2019.

El objetivo del estudio fue determinar la efectividad de los medicamentos homeopáticos inyectables contra placebo en el tratamiento de la grasa localizada de flancos y abdomen.

Material y método

Se diseñó un estudio de antes y después para valorar la efectividad de los fármacos homeopáticos inyectables contra placebo (suero fisiológico) en la reducción del espesor de las adiposidades localizadas en flancos y abdomen. Los medicamentos utilizados tienen autorización para su uso inyectable por vía parenteral y se usan de manera habitual en las consultas de medicina estética. Solicitamos la participación de pacientes voluntarios que fueron documentados adecuadamente, con la realización de historia clínica y consentimiento informado específico para el tipo de tratamiento que recibirían (técnica de infiltración en abdomen y flancos para el tratamiento de la grasa localizada). Los pacientes se seleccionaron según los siguientes criterios de inclusión: mujeres con edades entre 20 y 40 años. Normopeso o sobrepeso grado I‑II (IMC 18,5 – 29,9); con grasa localizada en flancos y abdomen; aceptación de participar en el estudio, autorización para la realización y publicación de fotografías con fines científicos.

Los criterios de exclusión tenidos en cuenta fueron: estar realizando otro tratamiento estético, restricción dietética, medicación y/o realizar actividad física intensa para la pérdida de peso; falta de compromiso para la asistencia a la totalidad de las sesiones; embarazo o lactancia; presencia de infección local o sistémica; intervenciones quirúrgicas previas del área a tratar durante los últimos tres meses; trastorno mental o incapacidad para la comprensión del protocolo o consentimiento informado; alteraciones de la coagulación, colagenopatías; IMC igual o mayor a 30; diabetes; fobia a las agujas, y alteraciones conocidas de la cicatrización.

El estudio se llevó a cabo por personal médico capacitado, en el Centro Médico ADIVIDA (Madrid). Las 10 pacientes fueron estudiadas al inicio y una semana después de 6 sesiones de tratamiento. En todas se realizó historia clínica, toma de fotografías y obtención de medidas antropométricas: peso corporal, talla, IMC, plicometría de abdomen, flancos, circunferencia de cintura, circunferencia de cadera, circunferencia punto-abdominal (pasa por ambos puntos determinados para la infiltración de los medicamentos en abdomen, dicho punto se corresponde a la intersección de la línea media clavicular y una línea horizontal que pasa por el borde superior de ambas crestas ilíacas) y circunferencia punto-flanco (pasa por ambos puntos determinados para la infiltración de los medicamentos en flancos en cual está delimitado por una línea horizontal justo por debajo del borde superior de la cresta ilíaca entre línea axilar media y posterior de cada hemicuerpo). Antes de la administración del tratamiento se realizó, según lo indicado, el marcaje de la zona. Todos estos datos se vaciaron en una ficha de seguimiento en la que también se incluyeron posibles efectos adversos u otras incidencias suscitadas durante las sesiones.

En antropometría, se tomaron todas las medidas al inicio y una semana posterior a la última sesión. El peso corporal y la talla se determinaron con una báscula mecánica (Pesperson®. Barcelona. España). La talla se realizó solo al inicio para determinar el IMC, sin zapatos y con la cabeza alineada siguiendo la línea del trago. La medición de las diferentes circunferencias se hizo con el paciente de pie y se utilizó una cinta métrica (Medi®. Barcelona. España). Para medir los pliegues cutáneos se utilizó un plicómetro (Fat 1 Gima®. Navarra. España). Las fotografías se realizaron igualmente en bipedestación en posición frontal, de espalda, perfil derecho e izquierdo y medio perfil derecho e izquierdo. Todas las pacientes firmaron un consentimiento para la reproducción de dichas imágenes con fines científicos.

Posteriormente se realizó el marcaje de la zona a tratar, delimitada en flancos y hemiabdomen inferior con una plantilla “ad hoc” para facilitar la reproducibilidad de la técnica de infiltración. Dicha plantilla fue colocada cada sesión en la misma región gracias a la referencia de puntos anatómicos fijos. A nivel del abdomen se localizó en el lado derecho e izquierdo en lo que se definió como punto-abdominal, igualmente se procedió a cada lado en el punto-flanco.

Los fármacos homeopáticos se emplearon combinados, según los protocolos sugeridos por el fabricante, para el tratamiento de la grasa localizada central a nivel de flancos y abdomen: Dr. Reckeweg R1, Anginacid R7, Hepagelen R13, ProÄmorrin R37 y Colestinton Inject, soluciones inyectables (Pharmazeutische Fabrik Dr. Reckeweg & Co. GmbH. Laboratorios Lavigor. Vizcaya. España). Se llevaron a cabo 6 sesiones, a razón de 1 sesión semanal, por 6 semanas. Desde la primera sesión se eligió administrar la homeopatía en el lado derecho y el suero fisiológico en el izquierdo, para evaluar y comparar ambos productos sirviendo el paciente como su propio control.

Se diseñó sistemáticamente un protocolo de infiltración que permitiese ser reproducido por diferentes operadores, y que fue igualmente administrado a todas las participantes. La piel se limpió con digluconato de clorhexidina (Lainco®, Barcelona. España), y se emplearon guantes de nitrilo (Max Gloves®. Novaclinic. Valencia. España) para la infiltración de las sustancias. Para esto se utilizaron 2 jeringas de 10 ml (Henry Schein®. Madrid. España). La primera cargada con homeopatía (8 ml) y la segunda con placebo (8 ml). La mesoterapia se realizó con agujas 30G de 6 mm (Mesoram®. Henry Schein®. Madrid. España) para la administración. Se infiltró en ángulo de 90° perpendicular a la piel, a 6 mm de profundidad en tejido celular subcutáneo, 0,5 ml de medicamento en cada espacio predeterminado de la plantilla.

Al concluir con las infiltraciones y constatando la ausencia de sangrado mediante compresión local de las punciones durante al menos 1 minuto, se realizó un recubrimiento con apósito acrílico en spray (Nobecutan®. Laboratorios Inibsa, S.A. Barcelona. España). No se indicó ningún tipo de prenda compresiva posterior al procedimiento, y se les notificó sobre las actividades que debían evitar (saunas, piscinas o gimnasios), al menos durante dos o tres días después de cada sesión para prevenir infecciones o contaminación. Adicionalmente una semana posterior a la última sesión se realizaron las últimas mediciones, fotografías y se entregó a las pacientes una encuesta individual para evaluar el grado de satisfacción con respecto al resultado del tratamiento, basado en la escala tipo Likert.

La metodología diagnóstica para cuantificar los resultados fue analizar las variaciones individuales de las medidas iniciales con respecto a las encontradas una semana posterior a la última sesión en cada una de las variables (peso, circunferencias y plicometría de las diferentes zonas estudiadas). Con los valores resultantes se calculó la media aritmética de la sesión 1 y sesión 6 para cada variable que facilita la comprensión de los resultados.

Resultados

Las 10 pacientes completaron las 6 sesiones, obteniéndose los siguientes resultados en cada una de las variables. Tomando como referencia el valor de la media de la sesión 1 y comparándola con la media obtenida en la sesión 6 (Tabla I).

Tabla I
Tabla I. Respuesta al tratamiento.

Peso: se evidenció una reducción de la media de 0,7 kg (Figura 1).

Figura 1
Figura 1. Cambios en la media del peso corporal de las pacientes en la sesión 1 y .

Circunferencias: de las medidas de circunferencia abdominal, de cadera, punto-abdominal y punto-flancos punto abdominal, circunferencia de punto de flancos y circunferencia de cadera se obtuvo una reducción de la media de 2,95 cm, 0,6 cm, 4,0 cm, y 2,43 cm respectivamente (Figura 2).

Figura 2
Figura 2. Cambios en la media de las circunferencias entre la sesión 1 y la sesión .

Plicometrías: se evidenció descenso de la media del pliegue abdominal derecho de 4,05 mm, del pliegue abdominal izquierdo de 2,56 mm, del flanco derecho 4,80 mm, flanco izquierdo 4,30 mm, subescapular derecho 3,65 mm y subescapular izquierdo 2,40 mm (Figura 3).

Figura 3
Figura 3. Interpretación gráfica del descenso de la media entre la sesión 1 y la sesión  en las medidas plicométricas.

Los resultados fotográficos pueden apreciarse en las siguientes:

Figura 4
Figura 4. Cambios en abdomen y flancos antes y después del tratamiento. Corresponde a la paciente nº 9 del estudio; Edad: 23 años; IMC: 22.45 antes; IMC: 22.10 2 meses después.
Figura 5
Figura 5. Cambios en abdomen y flanco derecho antes y después del tratamiento. Corresponde a la paciente nº 2 del estudio; Edad: 28 años; IMC: 23.86 antes; IMC: 23.33 2 meses después.
Figura 6
Figura 6. Cambios en abdomen y flancos antes y después del tratamiento. Corresponde a la paciente nº 4 del estudio; Edad: 24 años; IMC: 26.04 antes; IMC: 25.86 2 meses después.
Figura 7
Figura 7. Cambios en abdomen y flancos antes y después del tratamiento. Corresponde a la paciente nº 3 del estudio; Edad: 30 años; IMC: 21.22 antes; IMC: 20.17 2 meses después.

Valoración de la satisfacción

Se valoró el grado de satisfacción de las pacientes con los resultados obtenidos del tratamiento, mediante una encuesta individual aplicando una escala tipo Likert de 5 puntos: 1 (Muy insatisfecho), 2 (Insatisfecho), 3 (Indiferente), 4 (Satisfecho), 5 (Muy satisfecho). De las 10 pacientes, con respecto al resultado general del tratamiento el 70% de ellas se mostraron muy satisfechas y el 30% satisfechas. En cuanto al resultado del tratamiento aplicado en el lado derecho de abdomen y flancos, el 80% respondieron estar muy satisfechas y el 20% satisfechas. Por último, en relación al resultado del tratamiento aplicado en el lado izquierdo de abdomen y flancos el 70% se encontraron muy satisfechas y el 30% satisfechas.

Discusión

La técnica de mesoterapia es muy conocida para el tratamiento de la grasa localizada, sobre todo utilizando múltiples sustancias alopáticas5,8,12,13; sin embargo, es poco conocida la utilización de medicamentos homeopáticos para la misma finalidad, probablemente debido a su mecanismo de acción inespecífico y sistémico que caracteriza este tipo de medicamentos, comparados incluso con placebo8,11,19, a pesar de tener buena respuesta con mínimos efectos adversos para el tratamiento de la grasa corporal, celulitis y adiposidad localizada18.

Según la presente investigación se demuestra que la infiltración de medicamentos homeopáticos en tejido celular subcutáneo produce una mayor reducción de la grasa localizada frente a placebo, esto se evidencia mediante las mediciones de pliegues cutáneos por plicometría, siendo de éstos el más relevante el abdominal derecho con una reducción del 5,82% con respecto al izquierdo, en línea con el objetivo del estudio.

En relación con lo antes mencionado se observa concordancia del presente estudio con las observaciones alcanzadas por estudios previos, aunque es importante destacar que, a pesar de las similitudes, con el estudio antes descrito no se había utilizado su comparación con placebo y la técnica empleada había sido la mesoterapia pura para el tratamiento de la grasa corporal, celulitis y grasa localizada, a pesar de esto se considera que el objetivo sigue siendo la disminución del volumen de grasa localizada.

Consecuentemente es importante destacar que dentro del presente estudio también se observa una reducción del pliegue subescapular derecho del 5,7% con respecto al izquierdo a pesar de no haber sido infiltrado, lo cual puede coincidir con la posible acción sistémica de los medicamentos homeopáticos.

Somos conscientes de las limitaciones del presente estudio, como no contar con métodos más especializados de imágenes (resonancia magnética o ecografía), para la medición con mayor precisión del tejido celular subcutáneo, así como también la dificultad para conformar una muestra más amplia. Adicionalmente se presentó restricción en cuanto al tiempo para la finalización de dicho estudio por lo que se realizaron el mínimo de sesiones recomendadas por el fabricante, a pesar de esto se evidenciaron resultados que podrían incrementarse aún más con un mayor número de sesiones.

Por último, se evidenciaron pocos efectos adversos que se presentaron en el total de las pacientes, entre los que incluyen la aparición de equimosis y algún sangrado escaso en el sitio de punción, que se resolvieron espontáneamente.

Conclusiones

En el estudio se evidencia la mayor efectividad de los medicamentos homeopáticos respecto al placebo en la reducción de la grasa localizada, observándose reducción en las variables de peso, IMC, circunferencias y plicometría.

Es destacable la seguridad de las técnicas de infiltración con medicamentos homeopáticos en el tratamiento de las adiposidades localizadas en abdomen y flancos.
Cabe mencionar el alto grado de satisfacción obtenido con el tratamiento con fármacos homeopáticos contra placebo de los pacientes incluidos en este estudio.

A pesar de lo prometedores que pueden resultar los tratamientos con homeopatía en medicina estética, se precisan estudios con mayor número de pacientes y contar con medios de valoración más específicos de la grasa, como la ecografía.

Agradecimientos

A la Dra. Emilce Insua Nipoti, Médico Estético y Coordinadora del Máster de Medicina Estética y Antienvejecimiento de la Universidad Complutense de Madrid, por su constante orientación y motivación, que nos permitió culminar satisfactoriamente esta investigación.

A Laboratorios Lavigor® España por su ayuda y respaldo, proporcionándonos los medicamentos homeopáticos necesarios para la realización de este estudio. Salvo lo indicado, no hay financiación o conflicto de intereses en la investigación que se presenta.

Bibliografía

  1. Organización Mundial de la Salud [Página de inicio en internet] Obesidad y sobrepeso [actualizado 16 febrero 2018; citado 10 febrero 2019]. [aprox. 1 pantalla]. Disponible en: https://who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight
  2. Herreros FO, Moraes AM, Velho PE. Mesotherapy: a bibliographical review. An. Bras. Dermatol. 2011; 86(1):96‑101. https://doi.org/10.1590/s0365-05962011000100013
  3. Konda D, Thappa DM. Mesotherapy: What is new?. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 2013; 79:127‑34. https://doi.org/10.4103/0378-6323.104689
  4. Folch J, López BA, Mª Vega LP, Ordiz I, Rodríguez R, Ruiz JJ. Medicina estética y cosmética: optimización de resultados con mesoterapia [Internet]. 2015 [citado el 10 de febrero de 2019]; (1): [aprox.6 pantallas].
  5. Sociedad Española de Medicina Estética. [Internet] Mesoterapia • Técnicas y tratamientos SEME [citado el 12 de febrero de 2019]. Disponible en: https://www.seme.org/pacientes/​tecnicas-y-tratamientos/mesoterapia
  6. Sivagnanam G. Mesotherapy - The french connection. J Pharmacol Pharmacother. 2010; 1(1):4‑8. https://doi.org/10.4103/0976-500x.64529
  7. Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente, Boletín Oficial del Estado n° 267. páginas 45652 a 45698, 47 págs. (7 de noviembre de 2007). https://www.boe.es/eli/​es/rd/2007/10/11/1345
  8. Arriagada SJ. Buenas prácticas en cirugía estética: algunas consideraciones desde la bioética. Revista Médica Clínica Las Condes. 2016; 27(1): 113‑121. https://doi.org/10.1016/​j.rmclc.2016.01.014
  9. Jové CA, Soria HM. Utilidad del tratamiento homeopático en la obesidad y el sobrepeso [disertación]. Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona; 2008 [trabajo de fin de máster].
  10. Bartolomé AA. Ayer y hoy de la homeopatía. Situación actual [disertación]. Madrid: Universidad Complutense de Madrid; 2016 [trabajo de fin de grado].
  11. Hernández SC. Editado por Master Line & Prodigio S.L. Aplicaciones Prácticas de la Medicina Biorreguladora en Medicina Estética [monografía en internet] Madrid: Laboratorios Heel España; 2012 [citado 20 Febrero 2019]. Disponible en: https://studylib.es/​doc/7385698/medicina-estética---laboratorios-heel
  12. Garg VK., Mysore, V. Sarkar, R. Position paper on mesotherapy. Indian J Dermatol, Venereol and Leprol. 2011; 77(2): 232. https://doi.org/10.4103/0378-6323.77479
  13. Andre P, Haneke E, Marini L, Rowland Payne C. Cosmetic Medicine and Surgery. 1st ed. Londres: CRC Press; 2017. https://doi.org/10.1201/​9781315382364
  14. Chen D, Cohen J, Green J. Injectable agents affecting subcutaneous fats. Semin Cutan Med Surg. 2015; 34(3) : 134‑137. https://doi.org/10.12788/​j.sder.2015.0166
  15. Jayasinghe S, Guillot T, Bissoon L, Greenway F. Mesotherapy for local fat reduction. Obesity Reviews. 2013; 14(10): 780‑791. https://doi.org/10.1111/obr.12049
  16. Vukcević NP, Babić G, Segrt Z, Ercegović GV, Janković S, Aćimović L. Severe acute caffeine poisoning due to intradermal injections: mesotherapy hazard. Vojnosanit Pregl. 2012; 69(8): 707‑13. https://doi.org/10.2298/​VSP1208707P
  17. Galmés TA, Giménez DJ, Bosch IC, Nicolau RA, Vanrell BJ, Portell AM, et al. An outbreak of cutaneous infection due to Mycobacterium abscessus associated to mesotherapy. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2011; 29(7); 510‑514. https://doi.org/10.1016/​j.eimc.2011.03.006
  18. Cifuentes VB, Insua NE, Yepes BI. Resultados de la mesoterapia homeopática en el tratamiento de adiposidades localizadas. Madrid: Revista científica de la Sociedad Española de Medicina Estética. 2013; (35) 55‑62.