Sociedad Española de Medicina Estética
15 JULIO 2004

Actividad lúdica y recreativa: buena terapia para mayores

El estudio Ludiman, realizado por el Instituto Tecnológico del Juguete y el de Biomecánica de Valencia, ha estimado el papel que pueden llegar a tener los juegos de mesa entre las personas mayores, como instrumentos de prevención de los efectos negativos del envejecimiento.

La Asociación de Investigación de la Industria del Juguete (AIJU), también conocida como Instituto Tecnológico del Juguete, y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) han presentado los resultados de un nuevo estudio que analiza las posibilidades de que los juegos de mesa sirvan como instrumento de mejora y prevención de los efectos negativos del envejecimiento.

El proyecto, denominado Ludiman, ha estado respaldado por el Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (Imserso) y el Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (Impiva). Las conclusiones más relevantes se han recogido en la guía Juegos de mesa y personas mayores. La importancia de nuevos diseños.

Así, los expertos han resaltado que "la práctica de actividades lúdicas y recreativas genera numerosos beneficios para la salud física, mental y afectiva de los mayores. Mejora la movilidad y agilidad, estimula la percepción sensorial, ejercita las habilidades cognitivas, potencia el contacto social y la comunicación, ofrece nuevos entornos para el aprendizaje y optimiza los niveles de bienestar subjetivo, entre otras ventajas".

El equipo de investigadores, formado por 14 profesionales, consultó con 20 expertos -psicólogos, fisioterapeutas, médicos, trabajadores sociales, diplomados en enfermería y monitores, y realizó el análisis entre 350 participantes de Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid durante un año.

Las cartas, el dominó y el bingo son los juegos más arraigados

La investigación no se ha centrado exclusivamente en juegos de mesa tradicionales como las cartas, el dominó o el bingo, muy arraigados entre las personas mayores, sino que ha tratado de ofrecer un enfoque más amplio, proponiendo nuevas alternativas de juego para este colectivo. Aunque en principio los participantes valoraban estos productos como juegos para niños o adolescentes, tras probarlos, los evaluaron de forma muy positiva, considerándolos divertidos y adecuados también para su edad.

Beneficios patentes

Asimismo, las personas mayores que participaron en el proyecto coincidieron en señalar, de forma espontánea, que "los beneficios de esta actividad lúdica son, principalmente, la mejora y el mantenimiento de las capacidades cognitivas y la oportunidad que brinda de iniciar o mejorar las relaciones sociales".

Los expertos han destacado que antes de conocer los resultados de Ludiman, un 75 por ciento no había utilizado los juegos de mesa para mejorar las habilidades que se trabajan en su área de dedicación, y mostraron unanimidad al afirmar que "la inclusión de talleres de juego en los centros diseñados para la intervención sociosanitaria con mayores aportaría un importante valor añadido a dichos lugares". De hecho, un elevado porcentaje de los especialistas ha afirmado que incrementaría el uso de juegos de mesa en sus consultas, tras participar en el proyecto.

En este sentido, y para facilitar la accesibilidad de las personas mayores a los juegos de mesa, los investigadores han considerado los siguientes criterios genéricos al seleccionar los juegos: "No emplear materiales deslizantes, incorporar control de volumen en los juegos sonoros, evitar el uso de vocabulario desconocido, utilizar colores intensos que permitan su inmediato reconocimiento, no incluir fichas planas y pequeñas, simplificar los textos de las instrucciones, evitar juegos que requieran un largo proceso de preparación, utilizar letras y números de tamaño y contraste adecuado, y evitar diseños que exijan una amplia movilidad articular".

Fuente original: Diario Médico