www.seme.org

Hola visitante. Estás en el Área de La SEME

En todo el sitio web
Sólo en noticias de actualidad

La celiaquía, también se manifiesta en la piel

26 de Junio de 2017
LNE.es

La enfermedad celiaca es, además de una enfermedad autoinmune y crónica, una enfermedad sistémica, lo que significa que puede afectar a cualquier parte de nuestro organismo y la piel no es ninguna excepción.
 
La Dermatitis Herpetiforme es una enfermedad poco frecuente cuyo único tratamiento es la dieta sin gluten estricta y de por vida, ya que no es otra cosa que una manifestación cutánea de la celiaquía. Por tanto los dermatólogos también pueden comenzar el proceso de diagnóstico de celiaquía a través de esta patología.

Al igual que la celiaquía la dermatitis herpetiforme es una enfermedad autoinmune y tal como explica la Dra. Borregón, experta en ambas enfermedades, "los anticuerpos en este caso atacan a la piel provocando una rotura de las células de la dermis que normalmente están unidas, y que en este caso se separan y dan lugar a ampollas, vesículas, que son la lesión característica de esta enfermedad".

A día de hoy se sabe que todas las personas con Dermatitis Herpetiforme son celiacas, pero no todos los celiacos presentan la enfermedad cutánea.

Pruebas Diagnósticas de Dermatitis Herpetiforme

Lo más importante para diagnosticar esta enfermedad es pensar en ella, algo complicado debido a su escasa prevalencia, lamentan los expertos.

Cuando hay sospecha de dermatitis herpetiforme, el dermatólogo debe realizar una biopsia de la piel recogiendo dos muestras para comprobar si hay anticuerpos y qué tipo de anticuerpos son. Si se confirma el diagnóstico de Dermatitis Herpetiforme, se confirma el diagnóstico de enfermedad celiaca. Aún así muchos expertos recomiendan realizar biopsia intestinal para comprobar el grado de lesión del intestino del paciente, característica de la enfermedad celiaca.

El tratamiento para la Dermatitis Herpetiforme es el tratamiento habitual de la enfermedad celiaca, una dieta sin gluten estricta y para toda la vida, minimizando al máximo el riesgo de las contaminaciones cruzadas para evitar que los síntomas reaparezcan y que el intestino vuelva a lesionarse. Además las transgresiones de la dieta o las contaminaciones accidentales pueden retrasar la recuperación de estas lesiones, que con una dieta realizada de forma correcta puede tardar hasta dos años en recuperarse totalmente.

Copyright 2017 © S.E.M.E.
Sociedad Española de Medicina Estética
Aviso legal
Desarrollo web: Sergiodelgado.net