www.seme.org

Hola visitante. Estás en el Área de La SEME

En todo el sitio web
Sólo en noticias de actualidad

Grasa corporal y plasma, la alternativa natural que gana terreno al bótox y al ácido hialurónico en la medicina estética

21 de Abril de 2017
elEconomista.es

De hecho, esta práctica ya se está consolidando en Los Ángeles, Miami y Corea del Sur y, especialmente, entre famosas como Madonna, Giselle Bündchen o Kim Kardashian. Se trata del 'lipofilling' facial y del plasma rico en plaquetas.

Ambos pertenecen al grupo de tratamientos de medicina estética 'antiaging' que son mínimamente invasivos y cuyos resultados son prácticamente inmediatos, pero no son permanentes, es decir, que al igual que el bótox y ácido hialurónico, su efecto dura aproximadamente seis meses.

"Aunque el bótox y el ácido hialurónico siguen siendo los más demandados en cuanto tratamientos antiarrugas y rellenos faciales, el 'lipofilling' y el plasma llaman la atención de los pacientes que no quieren infiltrarse sustancias artificiales y apuestan únicamente por tratamientos naturales. Como es común en este sector, hay un gran número de pacientes que acuden a la consulta porque ven que tal famosa también se lo ha hecho, pero en estos casos hay que actuar con responsabilidad y aconsejarles según criterio médico, teniendo en cuenta edad, estado de la piel y facciones", ha explicado el director de las Clínicas Diego de León, Miguel de la Peña.

"Más natural" que el ácido hialurónico

En concreto, el 'lipofilling' facial es una de las opciones para rellenar labios con un resultado final "más natural" que con el ácido hialurónico, también para rellenar arrugas, surco nasogeniano, zonas decaídas que pierden volumen como pómulos y mejillas, cicatrices e incluso para eliminar ojeras.

El procedimiento consiste en la pequeña extracción de grasa localizada de una parte concreta del cuerpo como puede ser el abdomen, flancos (más conocidos como michelines) o muslos, la cual se reinyecta en la zona del rostro a rejuvenecer. Para su reinyección, una vez extraídos los adipocitos, estos se centrifugan para separar las células vivas de las muertas. Las vivas son las que se microinyectan en el rostro hasta conseguir el resultado deseado.

Respecto al plasma rico en plaquetas, consiste en la extracción de sangre del paciente de la que se seleccionará el plasma a través de un proceso de centrifugación. El plasma es la parte de nuestra sangre rica en plaquetas y fundamental para la coagulación y reparación de la piel. Las plaquetas provocan el crecimiento y generación de células que reparan y reproducen tejido sano.

A continuación se reinyecta en las zonas de la cara para mejorar luminosidad, arrugas y las partes más deterioradas bien por el paso del tiempo, por el sol y por las sesiones de bronceado mediante rayos en cabina que perjudican y fomentan el envejecimiento de la piel. Este tratamiento se puede aplicar tanto en el rostro como en brazos, palmas de las manos, escote o cuello.

Copyright 2017 © S.E.M.E.
Sociedad Española de Medicina Estética
Aviso legal
Desarrollo web: Sergiodelgado.net