www.seme.org

Hola visitante. Estás en el Área de La SEME

En todo el sitio web
Sólo en noticias de actualidad

«La medicina estética en España es tan buena como la cardiología o la oftalmología»

17 de Febrero de 2017
DiarioSur.es

El deseo de tener una buena imagen es tan antiguo como la humanidad. Ese hecho hace que un tercio de los españoles recurra a los servicios de la medicina estética, cuyo número de usuarios ha crecido un ocho por ciento. Desde ayer y hasta mañana, unos 2.000 profesionales participan en Málaga en el congreso de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Su presidenta, Petra Vega, afirma que la calidad de su especialidad en España es tan buena como la de la cardiología o la oftalmología. «Las técnicas que empleamos los médicos estéticos son cada vez más eficaces y menos agresivas», asegura.

–Esta es la cuarta vez que el congreso de SEME se celebra en Málaga de forma consecutiva. ¿Por qué?

–Por un lado, porque ha habido un aumento progresivo del número de asistentes y de la industria. Este año el crecimiento ha sido del 20 por ciento respecto a 2016. En segundo lugar, porque contamos con la autorización de la Consejería de Salud para poder montar la clínica en marcha, que nos permite hacer tratamientos en directo como si estuviésemos en una clínica. En tercer lugar, porque el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga tiene una capacidad idónea para nuestras necesidades. Además, por las buenas condiciones de acceso, tanto por el AVE como por avión, que tiene Málaga, una provincia en la que se practica mucha medicina estética.

–¿Cuál es la situación actual de la medicina estética en España?

–La calidad de la medicina estética en España es homogénea y alta. La prueba es que ha habido un crecimiento del ocho por ciento en el número de usuarios si se compara con los datos de 2012. Actualmente, uno de cada tres españoles utiliza la medicina estética, según indica un estudio que se ha hecho. También ha habido un aumento de médicos estéticos, de empleados y de la facturación. Este crecimiento en cuatro años nos demuestra que la medicina estética goza de buena salud y que a la gente le interesa cada vez más y recurre más a ella.

–¿Y a qué se debe el crecimiento?

–Primero, a que las personas quieren tener una imagen mejor, lo necesitan y forma parte de sus prioridades. El ser humano siempre ha querido sentirse mejor desde la prehistoria. En segundo lugar, ha aumentado la oferta y las técnicas que empleamos son mucho más eficaces y menos agresivas, lo que ofrece una mayor naturalidad en los resultados y reduce los efectos secundarios. Es decir, hemos ganado en eficacia y seguridad. Finalmente, la medicina estética es asequible a la población desde el punto de vista del coste de los tratamientos.

–O sea, que los tratamientos que se ofrecen no son tan caros, ¿no?

–A ver. Son tratamientos que tienen un coste, no son ‘low cost’. Me gustaría remarcar que en medicina no puede haber ‘low cost’ (bajo precio), pero sí que la medicina estética es asequible, con una gama de tratamientos muy amplia.

–Supongo que lo principal es elegir bien el centro y el profesional que aplicará el tratamiento.

–Claro, eso es importante. Nosotros nos encontramos ahora con dos problemas fundamentales. Por un lado, está el intrusismo y, por otro, la publicidad engañosa. Hay personas que sin ser médicos inventan o quieren imitar los tratamientos médicos legales. El intrusismo existe y pone en controversia tanto la eficacia como la seguridad. En la publicidad engañosa, además de tener mucho cuidado con las ofertas de bajo precio, hay que saber quién está detrás de la información que aparece, sobre todo en Internet. Con eso se crean falsas expectativas y falsas necesidades. Todos los productos que utilizamos son legales y están autorizados por la Agencia Española del Medicamento, no hay nada secreto. Yo no puedo decir que voy a poner un cóctel de cosas inventado por mí.

–Otro problema de la publicidad engañosa es que no hace mención a los efectos secundarios...

–Si la medicina estética es eficaz es porque también tiene efectos adversos. Todo tiene algún efecto adverso derivado de su propia eficacia.

–¿Cuáles son los tratamientos más demandados por la población?

–En el cuerpo, el tratamiento de la celulitis y la depilación, y en la cara, sobre todo, la eliminación de manchas, poner el color homogéneo en la piel y eliminar arrugas de la expresión, a través de la toxina botulínica. También se demandan mucho los hilos tensores y el ácido hialurónico.

–La medicina estética es una cosa y la cirugía plástica, estética y reparadora es otra. ¿Puede un médico estético poner implantes mamarios y hacer cirugía?

–Los implantes mamarios forman parte de la cirugía plástica, estética y reparadora. En España, por ley, si un médico obtuvo la licenciatura antes de 1995 puede hacer cualquier acto médico, incluidos los quirúrgicos. Después de esa fecha ya no. Aclarado esto, nadie puede decir que es especialista en cirugía estética en España si no tiene la especialidad de cirugía plástica.

–¿Qué titulación hay que poseer para ser médico estético?

–Hay que tener la licenciatura o el grado en medicina, un máster universitario en medicina estética de dos años, formación continuada, experiencia profesional y un diploma expedido por los colegios de médicos, que son los que se encargan de regular eso. Nuestra pretensión es que el Ministerio de Sanidad lo regule y cree un diploma de capacitación en medicina estética.

–¿La medicina estética tiene un componente de prevención?

–El título que estamos barajando con el Ministerio de Sanidad es el de medicina estética y del bienestar, porque es una medicina que busca generar bienestar. Cada vez nos implicamos más en colaborar con especialidades como la neurología y la oncología en tratamientos para enfermos neurodegenerativos o con cáncer. Por ejemplo, a un paciente con cáncer mirarse al espejo y verse bien le ayuda mucho.

–¿Por qué la medicina estética de Málaga es de las más importantes?

–Por la relación con la Costa del Sol y su fama en el extranjero, unido a que hay clínicas punteras. Málaga cuenta con grandes profesionales y grandes centros que han logrado una proyección internacional. La medicina estética en España es tan buena como la cardiología o la oftalmología.

–Si este tipo de tratamientos ofrece bienestar, supongo que se logrará que las personas se sientan mejor psicológicamente.

–Cuando alguien tiene un complejo por su aspecto, eso le genera malestar, baja autoestima, inseguridad y puede conducirle a una depresión. Superar eso con tratamientos poco agresivos hace que gane en autoestima y en seguridad. La medicina estética lo que busca no es ponerte más guapo, sino hacerte más feliz.

–¿Son las mujeres las que más acuden para mejorar su aspecto físico?

–Sí, pero ha habido un crecimiento del ocho ciento de la clientela masculina respecto a 2012. El 42,9 por ciento de las mujeres y 18,4 por ciento de los hombres utilizan los servicios de la medicina estética en España. El bienestar y el ser feliz lo buscan mujeres y hombres.

Copyright 2017 © S.E.M.E.
Sociedad Española de Medicina Estética
Aviso legal
Desarrollo web: Sergiodelgado.net